• ÁBACO

“La industria del cemento y el hormigón está totalmente comprometida con la acción climática”

Actualizado: may 20




Entrevista a Benjamin Sporton, director general de la Global Cement and Concrete Association (GCCA)


El pasado 13 de diciembre el sector cementero fue uno de los grandes protagonistas en la Cumbre del Clima de Madrid (COP 25) con la participación de la Global Cement and Concrete Association - Asociación Mundial de la Industria del Cemento y Hormigón (GCCA) en los Foros de acción sectorial y de innovación que han tenido lugar en las instalaciones de Ifema. Aprovechamos la participación de la GCCA y hablamos con su director general, Benjamin Sporton, para conocer en profundidad el fuerte compromiso que ha asumido este sector en ámbitos tan importantes como la reducción de emisiones contaminantes, el reciclaje y la eficiencia energética, entre otros.

¿Qué supone para la GCCA poder participar en la Cumbre del Clima de Madrid (COP25)?


La industria del cemento y el hormigón está firmemente comprometida a impulsar todas las acciones necesarias para mitigar el alcance y el impacto del cambio climático. Por su parte, la Global Cement and Concrete Association, -GCCA por sus siglas en inglés- centra sus actividades también en el desarrollo y fortalecimiento del sector cementero para una construcción más sostenible; por lo tanto, estamos encantados de asistir a la COP25 y desempeñar nuestro papel en la búsqueda de soluciones a este gran desafío.

¿En qué medida puede contribuir el sector del cemento y del hormigón a lograr los objetivos medioambientales que se marcan en foros como éste? Lo primero que hay que decir es que tanto el cemento como el hormigón son materiales de construcción increíbles, vitales para cubrir las necesidades de la sociedad de hoy y de la del mañana. Pero al mismo tiempo reconocemos que necesitamos ser más sostenibles. Ese es nuestro desafío y nadie está más comprometido con lograrlo que la propia industria. En los últimos años hemos progresado bastante logrando una reducción de más del 18% de CO2 por tonelada de cemento desde 1990, así como se ha multiplicado por 8 el uso de combustibles alternativos, reemplazando a los combustibles fósiles. Pero reconocemos que hay más por hacer y que el tiempo apremia; además de considerar que la colaboración y las alianzas son claves para alcanzar estos retos. Prueba de ello es la reciente creación de Innovandi Global Cement and Concrete Research, con el objetivo de impulsar la colaboración en materia de innovación en términos de sostenibilidad del cemento y del hormigón, con un enfoque centrado básicamente en la reducción de las emisiones de carbono. Innovandi cuenta ya con el compromiso de 25 instituciones. Desde nuestra opinión, el sector cementero va a necesitar toda la caja de herramientas de soluciones bajas en carbono con las que podamos contar. Me refiero a los nuevos conglomerantes. También vemos un papel destacado en los sustitutos del clínker, como las arcillas calcinadas, así como las soluciones que nos pueden aportar las tecnologías CAUC (captura, almacenamiento y usos del CO2). Con lo que la innovación es clave para alcanzar nuestras ambiciones y conseguir nuestros retos. 

¿Se han marcado algún ambicioso objetivo en la reducción de emisiones de CO2 para los próximos años? Esto es algo en lo que la industria lleva trabajando desde hace más de treinta años. En todo el mundo, varios de nuestros afiliados, que son las principales asociaciones de la industria en países como Brasil, India, así como la asociación europea y la española, han desarrollado hojas de ruta que tienen como objetivo impulsar aún más la reducción de emisiones. Estamos muy comprometidos con el logro de objetivos climáticos mundiales. Como nueva asociación, estamos trabajando en cómo podemos hacer una contribución creíble a la acción climática.  ¿Qué nivel de implantación de energías renovables se ha logrado para la producción de hormigón y cemento? El sector del cemento y el hormigón puede apoyar la implantación de energías renovables como, por ejemplo, en la recuperación del exceso de calor del proceso productivo. La penetración depende en gran medida del contexto y las políticas locales. Los desarrollos de más envergadura están teniendo lugar en Asia. “La industria del cemento es líder en la sustitución de combustibles fósiles por residuos y más especialmente por biomasa”, señala Benjamin Sporton, director general de la Global Cement and Concrete Association (GCCA).

¿Se puede ser competitivo en el mercado internacional apostando por las energías renovables ¿Qué papel debería ejercer, por ejemplo, la biomasa en el compromiso medioambiental de la industria cementera? La industria del cemento es líder en la sustitución de combustibles fósiles por residuos y más especialmente por biomasa. Aunque no es (todavía) la principal fuente renovable para la producción de cemento, hemos multiplicado por 8 la sustitución de combustibles fósiles. Estos materiales de desecho se han desviado del vertedero y la incineración y se procesan conjuntamente durante la fabricación de cemento. La valorización energética en fábricas de cemento ofrece un mayor rendimiento medioambiental a diferencia de los vertederos y de la incineración. Es una opción práctica, rentable y segura en la gestión de residuos. 

Los beneficios que ofrece la valorización energética de residuos en fábricas de cemento son múltiples y podemos destacar: Reducción de las emisiones de CO2 Reducción de la dependencia de los combustibles fósiles El reciclaje de los materiales Ofrecer una alternativa al vertedero y a la incineración 

¿Aprecia un compromiso similar por parte de todos los países del mundo por reducir las emisiones contaminantes en la industria cementera? ¿Hay países mucho más implicados en este objetivo que otros? Tomar medidas con relación al cambio climático necesita un esfuerzo verdaderamente global. Trabajamos con miembros y asociaciones afiliadas de todo el mundo, todos comprometidos con el objetivo crítico de la reducción de las emisiones de CO2. Como he comentado antes, la industria del cemento de países como Brasil, India, así como la asociación europea y la española, han desarrollado hojas de ruta que tienen como objetivo impulsar aún más la reducción de emisiones. Nuestros esfuerzos como asociación global se centran en asegurar la difusión de las mejores prácticas, ideas y colaboración a nivel mundial. De acuerdo con la IEA, las estimaciones iniciales sugieren que la producción de cemento volvió a 4,1 gigatoneladas (Gt) a nivel mundial en 2018, un aumento del 1% después de una disminución anual del 1% durante el periodo 2014-17.

¿En qué situación se encuentra la industria mundial cementera en materia de reciclaje y reutilización de residuos? ¿Se han marcado alguna meta en este sentido? Desde hace décadas, el sector cementero es uno de los grandes recicladores de la economía en cuanto a volumen de residuos procedentes de otras actividades industriales utilizados en la fabricación de sus productos, como cenizas, escorias, residuos de construcción y demolición, lodos del proceso de fabricación de papel o azúcar, etc. Esto ahora se reconoce como una contribución importante a la economía circular y la eficiencia de los recursos. Aunque consideramos que incluso mejor que reciclar y reutilizar los residuos es evitarlos. Debido a la durabilidad del hormigón, las estructuras de hormigón duran mucho tiempo y pueden reutilizarse y reutilizarse. Esto reduce la nueva construcción y la demanda de nuevos materiales y desechos asociados con el proceso de construcción. Además, el hormigón puede hacer más que solo una función estructural. También puede proporcionar la superficie acabada a paredes, techos y pavimentos, y reduce la demanda inicial de productos de acabado como techos, baldosas y evita el desperdicio de estos otros materiales que se reemplazan con mayor frecuencia durante la vida útil del edificio.

Un concepto cada vez más en auge en todas las industrias es el de la eficiencia energética. ¿Qué medidas deberían abordar todas las cementeras para mejorar sus ratios de eficiencia? Además de multiplicar por 8 el uso de combustibles alternativos, la sustitución de combustibles fósiles en el proceso de fabricación del cemento también ha aumentado un 18% entre los años 1990 y 2017. La eficiencia energética ha incluido cambios en el proceso (de hornos de vía húmeda a vía seca) e incluye la inversión en nuevos equipos y modificaciones en las fábricas de cemento. También hay una gama de nuevas tecnologías de molienda en fase de investigación y desarrollo (I + D+i). ¿Qué mensaje podrían lanzar desde GCCA a todos aquellos que afirman que la mejor fórmula para reducir las emisiones es apostar por otros materiales constructivos alternativos al cemento o al hormigón, como por ejemplo la madera? Todos estaríamos encantados si se inventara un material de construcción perfecto que cumpla con todos nuestros requisitos como sociedad y que no tenga impactos. En ausencia de eso, necesitamos utilizar mejor los materiales que tenemos y usarlos de manera más eficiente y apropiada. Hoy por hoy, el hormigón es el material más versátil con el que contamos ya que puede utilizarse en todo tipo de infraestructuras como las del suministro de agua, redes de transporte, defensa de las inundaciones, así como podemos encontrarlo de manera omnipresente en todo tipo de edificios y construcciones, estructuras, cimientos, etc., debido a su resistencia, robustez y durabilidad. Hay pequeñas parcelas de la industria de la construcción donde se pueden usar materiales alternativos, como la construcción de superestructuras. El hormigón tiene beneficios de rendimiento inherentes, como resistencia a la putrefacción, resistencia al fuego y la masa térmica; y versatilidad en términos de resistencia, forma y cómo está construido, lo que significa que los diseñadores pueden usarlo de manera eficiente. Además, el hormigón es 100% reciclable. Sin olvidarnos de la rehabilitación de entornos para fines de mejora de la biodiversidad, donde cuenta con unas importantes credenciales. Al mismo tiempo, la principal ventaja energética derivada de la utilización del hormigón en los edificios es su elevada masa térmica que conduce a la estabilidad térmica y por tanto a la reducción de CO2. La masa térmica del hormigón ahorra energía en el uso de aire acondicionado y calefacción, y proporciona un mejor ambiente interior para los usuarios del edificio. Además, reduce la temperatura ambiente en entornos urbanos, eliminando las islas de calor y al final de su ciclo de vida útil cuenta con menos emisiones de CO2 con respecto a otros materiales. Desde hace décadas, el sector cementero es uno de los grandes recicladores de la economía en cuanto a volumen de residuos procedentes de otras actividades industriales, como por ejemplo los neumáticos fuera de uso.

¿Es una utopía o es realmente factible que en 2050 tengamos un sector con emisiones neutras? Es importante que nuestro trabajo se alinee con las ambiciones del Acuerdo de París. La industria y nuestros miembros están totalmente comprometidos con lograr reducciones en las emisiones de CO2 y estamos trabajando arduamente para que esto suceda lo más rápido posible. Necesitará un trabajo constante y mejoras e innovaciones en toda la cadena de valor: desde la fabricación de cemento, la energía que utiliza, la captura potencial y el uso de carbono, el desarrollo de nuevos conglomerante; así como la forma en que se usa el hormigón, maximizando la eficiencia del material y los beneficios de rendimiento, como la recarbonatación y la masa térmica para reducir el uso de energía de los edificios, por ejemplo. 

¿Podría hacernos una radiografía de la situación actual de la industria cementera y del hormigón a escala mundial (producción anual, plantas de producción activas, número de trabajadores, valor del mercado…)? De acuerdo con la IEA , las estimaciones iniciales sugieren que la producción de cemento volvió a 4,1 gigatoneladas (Gt) a nivel mundial en 2018, un aumento del 1% después de una disminución anual del 1% durante el periodo 2014-17. China es el mayor productor de cemento, representando cerca del 60% de la producción mundial, seguida de India con el 7%. Se espera que la producción anual de cemento crezca moderadamente hasta 2030. Es probable que la producción disminuya en China a largo plazo, pero se anticipan aumentos en India, otros países asiáticos en desarrollo y África a medida que estas regiones desarrollen sus infraestructuras. Y en el caso de GCCA, ¿qué nivel de representatividad mundial tienen? ¿A cuántas empresas representan? ¿Cuáles son sus principales actividades? La GCCA se creó en 2018 y es la plataforma y voz confiable y autorizada para el sector del cemento y el hormigón en todo el mundo. Nuestro trabajo tiene como objetivo garantizar que la imagen del cemento y el hormigón sean holísticas y se basen en evidencias sólidas. Desde nuestra visión, el hormigón es el material esencial para respaldar las prioridades de desarrollo económico, social y ambiental sostenible a nivel mundial; y donde es necesario contar con un material esencial que ofrezca un futuro sostenible para todo el entorno construido y por construir. Nuestra misión es posicionar al hormigón para que pueda satisfacer las necesidades del mundo, para que pueda construir y apoyar a las comunidades y convertirlas en modernas, sostenibles y resilientes. La GCCA es una iniciativa dirigida por los principales fabricantes del mundo. Sus miembros, la junta directiva y el equipo ejecutivo, estamos comprometidos con la sostenibilidad, la reducción de los impactos de la producción de cemento y promoviendo las propiedades únicas del hormigón como material de construcción sostenible, duradero y resistente, un material que responderá a las necesidades de un crecimiento cada vez mayor de la población urbana, que superará los 9 mil millones de personas en 2050. En la actualidad, la GCCA cuenta con 38 miembros, los mayores productores de cemento del mundo, y que operan en casi todos los países a nivel global. Trabajamos para que se vayan adhiriendo nuevos miembros, con el objetivo de alcanzar que nuestros asociados representen al 50% de la capacidad de producción a nivel mundial. La GCCA impulsa el liderazgo responsable de la industria en la fabricación y uso de cemento y hormigón. Nos esforzamos por mejorar el impacto social y ambiental global de las actividades y productos del sector. Nuestro objetivo es fomentar la innovación y la colaboración con asociaciones de la industria y arquitectos, ingenieros e innovadores inspiradores en todo el mundo y a lo largo de la cadena de valor del entorno construido y por construir. Fuente: https://www.interempresas.net/Construccion/Articulos/261088-Entrevista-Benjamin-Sporton-director-general-Global-Cement-and-Concrete-Association-(GCCA).html

PRIVACIDAD

ÁBACO REHABILITACIÓN Y RESTAURACIÓN DE EDIFICIOS, S.L.

REDES SOCIALES

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Ábaco Rehabilitaciones 2020

© 

Plaza de la Bassa, nº 15, 3º, 3A

46800 Xàtiva (Valencia)

Calle del Delmé, nº 4, 2º, 2B

46700 Gandía (Valencia)

96 227 49 18

Designed by:  GJR+